No te vayas

diciembre 15, 2016

Hay palabras que deberían salir sin temor a ser juzgados ni por otros ni por nosotros mismos. Hace ya muchos años te vi partir y sabiendo que era necesario que te fueras no me atreví a decirte que quería que te quedaras; no me atreví a decirte que no me daba igual que estuvieras o no. Me ha costado mucho desenredar todo lo que ha significado en mi vida no haber pronunciado esas palabras en ese momento y que lo supieras. Aunque doliera, había que hacerlo: tú irte, yo pedirte que no te fueras.

losgabrielos

En estos días que te reencontré y que por esas cosas del destino ahora estoy yo en la posición de partir, un amigo y colega de la facultad me dijo (mientras tomábamos café muy temprano en la mañana): no te vayas Gabriel, no te vayas. ¿Es todo tan redondo siempre? Me conmovió que me lo dijera y me asombró el sincronismo con el reencuentro y todo lo que se movía dentro. Es bueno sentir que estamos y que el tiempo que hemos pasado ha dejado huella en las personas que queremos y que las personas que queremos han dejado huella en nosotros y nos ayudan sin querer a comprendernos más.

No sé aún si me iré y esa incertidumbre es maluca; un poco me hace daño y creo que daña a los que están a mi lado. Mis poquitos afectos, los pocos vínculos ciertos que tengo… cómo los atesoro.

No sé aún si me iré, cierto. Pero sé que no los quiero dejar; sé que no quiero irme.

Los abrazo siempre… Seguimos.

Anuncios

En algún rincón, hay luz

noviembre 14, 2016

Hace ya dos años asumí la tarea de levantar de sus cenizas al Coro de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela. Ha sido una tarea enorme; llena de contratiempos materiales y emocionales, pero llena a su vez de momentos plenos.

Poco a poco se ha ido consolidando un grupo de estudiantes de la facultad, la mayoría, otros vienen de otras facultades. Todos unidos por las ganas de salirnos de tanta toxicidad en nuestro ambiente cotidiano. Todos unidos por las ganas de emprender algo. Algunos no habían cantado nunca otros tenían más experiencia… y entre tanta diferencia, la tolerancia, el afecto sincero y la alegría nos equilibra.

Este coro cumplió 40 años el 18 de octubre pasado. Este coro ha sido pilar del movimiento coral en Venezuela. Este coro es baluarte del movimiento coral en la Universidad Central de Venezuela. Hicimos un repertorio modesto, pero tratamos de hacerlo con dignidad y respeto por nosotros y el público. Estos muchachos han asumido para sí mismos el compromiso de sacar adelante la agrupación y el empeño que le ponen contagia. Yo entre tanta desazón he encontrado entre ellos un poco de alegría y calor; les estoy profundamente agradecido.

Pero lo que más me gusta es haber podido crear un espacio donde ellos crecen como seres humanos, un espacio donde todos pueden expresarse libremente, donde abundan las risas y las palabras de aliento, donde no pasa un ensayo en el que alguien no le diga a un compañero: te quiero… estoy orgulloso de eso.

Gracias por estar ahí, por las sonrisas, por la confianza y la paciencia. Por tanto buen ánimo entre tanta adversidad. Gracias por atreverse a ser quienes son y no temer mostrarse. Amar a un ser colectivo, a un coro por ejemplo, es un poco amar nada porque ese ser no es ninguno de sus integrantes y de alguna manera todos lo son.

Sin embargo quiero expresarles a todos y cada uno de los que hoy están:

Yuraní, Génesis, Cristina, Johan, Erick, Frank, Raiza, María Fernanda, Jéssica, Mariangel, Victoria, Noymar, Jesús, Óliver, Juan, Carlos, Leslie y Angélica…

…cuánto los amo.

Nos seguimos leyendo.

Las palabras y su significado son un canal increíble, quizá infinito. Pero hay otros infinitos a los que la palabra no llega. Me he quedado mudo ya mucho tiempo. No puedo hablar de mis pérdidas; no he podido sacar tanto dolor que llevo todo este tiempo.

No he podido hablar de la partida de papá, de la abuela, de madre, de tía Bache… y ahora Héctor. Se me han muerto ya casi todos mis afectos importantes en tan poquito tiempo. Y no me refiero a hablar de ello porque considere que lo que tengo que decir sea particularmente valioso o interesante… simplemente porque han sido y son tan importantes para mí que dejar algo para ellos es lo mínimo que siento debo hacer.

Pero no puedo, aún no.

En estos días…

febrero 9, 2016

A mi hermano Javier Triana

Hace ya meses que no pasaba por acá. El año pasado fue tremendo, marcado por las ausencias; algunas circunstanciales, otras definitivas.

La muerte desde luego nos descoloca, obviamente por la ausencia pero también por las preguntas que deja. Hoy me he enterado de la partida de un gran amigo, compañero en la música, guitarrista como pocos, compositor… no sobran los elogios. Fue un artista comprometido, formado a la vieja escuela (la única, verdadera diría yo). Mi generación ha perdido un gran talento; aún en formación, sólo queda soñar las obras que tenías por escribir.

Pero yo he perdido un amigo. He perdido conversaciones que ya no tendré, dudas que no podré consultarte, cervezas que no nos tomamos, noches de guitarra y vihuela que ya no están. He perdido tu humor incomprensible de camionero ebrio, tosco, cáustico, único. Siento rabia de que esta vida tan alborotada, de colas, de sobrevivir, de armas y asesinatos, de pelear por lo más elemental casi como animales, haga que nos desconectemos de lo que realmente nos hace humanos, del hecho maravilloso de la amistad real.

Yo no creo en el más allá, en el cielo o el infierno, pero Javier, en este intervalo de tiempo, en este rincón del universo hay quien hoy llora por ti y lamenta tu partida.

De hoy en adelante te cantaremos, vuela.

Navegando…

diciembre 29, 2014

Despidiendo el año con los amigos…

Gracias, por leer, por la música, por sonreir, por lo que fue y lo que no… gracias por estar.

Feliz año, nos vemos pronto!

:)

3er parcial

mayo 9, 2014

Hay silencios aparentes. Ha pasado tiempo desde la última vez que escribí. Ando cocinando varias cosas… al mismo tiempo. Exploro varias áreas: campos y partículas como siempre, pero además astrofísica y econofísica. Aprendiendo formas diferentes de hacer las cosas, a veces simplemente de hacerlas mal.

También está el libro. Este semestre me decidí a escribir unas notas para el curso de ondas y óptica. Ha sido un esfuerzo grande haciendo el manuscrito. Pero ya está casi listo; al menos una primera versión. Mi idea es luego pasarlas en LaTeX y tenerlas para que en los semestres que vienen, tanto alumnos como profesores dispongan de un material que no existe aún en español. Lo que llevo hecho hasta ahora se ve bien y espero pronto estar colgando una primera versión acá.

Ondas y Óptica. Teníamos casi dos meses tratando de hacer este tercer examen; y entre tanto revuelo de ciudad, de país, no habíamos podido. Estuvo largo sí; pero eso no debería sorprenderlos. Me he empeñado en mostrarles, en la medida en que un curso lo permite, que hay cosas que llevan su tiempo. Nos acostumbramos entre tantas asignaturas y rutina, a hacer rutinas de cálculo. Problemas de libro que se resuelven más o menos de forma predecible. Quisiera que estos chicos se llevaran el valor del cálculo, de la cuenta que hoy no se termina. Y no se termina porque aunque sé lo que tengo que hacer, materialmente y humanamente no hay manera de hacerla en una sesión. El valor de la paciencia y de que luego del trabajo hay una recompensa.

Pero lo mejor siempre viene. Tenía tiempo sin quedarme en los pasillos me quedé simplemente con estos chicos, en la Plaza la Langosta y bajo la lluvia, tirando un frisbee, jugando al ultimate (nunca lo hice de estudiante). Me gusta toda esa horizontalidad que existe en la facultad de ciencias, donde el valor es el trabajo y su resultado y no una especie de respeto al rango o al uniforme.

Uno quiere hacer cursos inolvidables, que recuerden lo que uno trató de enseñar; para mí este curso de Ondas y Óptica ya lo es. Gracias por esta bonita tarde.

a Gabriela

Tengo un gusto por llevar las leyes de la física al plano personal; fue de las primeras cosas que se me daban más o menos bien al empezar a estudiar. Era como un juego: desdibujar su contexto y ponerlas en planos de sentires, emociones y afectos. No es responsabilidad de él, pero tal vez se lo debo a la maravillosa lectura del libro de Hewitt. Repito, Hewitt no es responsable de esta actitud que reconozco está en contra del código de buena conducta de todo físico respetable.

Uno de estos casos donde la física se me ha revelado fatal y a la vez hermosa es en la segunda ley de la termodinámica; en la irreversibilidad natural de los fenómenos físicos

Ay que le da
Que le da vamos a ver
El agua que se derrama
No se vuelve a recoger

La segunda ley es para mí aquello que diferencia la infancia y adolescencia de la adultez. Mejor dicho, es la conciencia de la segunda ley lo que marca la diferencia.

Hay un punto en la vida donde nos damos cuenta que las decisiones tomadas son irreversibles,

que la decisión tomada y el camino que andamos no pueden echarse atrás. Desde luego, es posible andar el camino y llegar a un punto que puede parecerse mucho a aquél donde estábamos, pero en realidad no es el mismo punto y acaso nosotros tampoco lo somos.

Al despedirme de ti, hace trece años en La Puerta, en ese momento, tomé la decisión de no ser feliz. Caben miles de razones que justifican porqué, pero el hecho es que te fuiste, y aunque sé que no es exacto decirlo, te dejé ir. Con el pasar de los días comprendí que no estarías a pesar de todo y nuestros caminos se volvieron senderos que se bifurcan. Fue mi primer contacto con la segunda ley.

La adultez no es tener cara amarrada ni andar de mal humor todo el tiempo o fumar cigarrillos o abusar del sexo, las drogas y el alcohol; ser adulto es tener la responsabilidad de asumir las consecuencias de esos actos y de muchos otros más. Afortunadamente, la vida me ha puesto ejemplos de adultos absolutamente comprometidos con su trabajo y totalmente encantadores, siempre dispuestos a ayudar a otros; adultos concientes de sus emociones y de la forma que viven y por eso, tal vez, parecen a otros ojos un poco inconcientes, libres y aniñados. Adultos en una forma más franca y humana.

La vida me ha puesto en situación de remediar aquello que ocurrió hace ya tanto tiempo y esta entrada es un poco dedicada también a todos aquellos que me han hecho, tal vez sin querer e irreversiblemente, mejor persona.

Ahora que me toca comenzar a buscar qué hacer y armar currículum, se presentó una situación familiar rara. Le envié mi resumen curricular a un pariente cercano y la foto causó un desconcierto total: me incriminaron si me burlaba, me preguntaron muy molestos si en verdad quería conseguir trabajo y otro montón de cosas que no puedo repetir por respeto a ustedes, por respeto al blog y por respeto a quienes las dijeron. La situación me causó tanta incomodidad que decidí enviarle a varias personas que conozco el currículo para que me dieran una opinión. Recibí muchas respuestas y muy rápido, cosa que me sorpredió. Quisiera compartir uno de esos correos que creo tiene cosas valiosas que aportar a la hora de pensar en esto de los CV. Ojalá pueda serle de utilidad a aquellos que como yo, se lanzan a la aventura desconocida de tratar de conquistar su futuro.

Lee el resto de esta entrada »

l’homme de verre

diciembre 18, 2011

A veces pensamos en las afinidades o rechazos en términos lineales y resulta que mayormente no es así. He conocido muchos músicos que curiosamente no pasan todo el día escuchando música y a artistas plásticos que no se la pasan en galerías ni hojeando catálogos de arte o viendo libros dedicados a artistas reconocidos.

En algunas oportunidades he visto a personas ajenas a estos oficios hablar con artistas. Por ejemplo he visto personas asombrarse cuando le preguntan a los músicos sus hábitos de escucha y les responden que casi no escuchan música (alguna vez hasta vi alguien que decia no tener reproductor); es decir que hay músicos que no viven escuchando música (al menos no físicamente) o en una imagen más palpable, no tienen pegado el ipod las 24 horas del día. Algo análogo podría ocurrir con las artes visuales.

Es algo raro, pero pienso que hay una sensibilidad que media todo esto. Nadie con una considerable sensibilidad auditiva puede someterse a largas horas de escucha, independientemente de la estética, cálidad o decibelios. Igualmente, supongo que nadie con hipersensibilidad visual puede someterse por largo tiempo a formas y colores sin sentirse abrumado (acá hablo sin mucho conocimiento de las artes visuales). No significa que no les gusten a estos sujetos (quienes además practican estos oficios), sino por el contrario, les gusta tanto, lo sienten tanto, que deben dosificar cuidadosamente su exposición a estos elementos.

Hay personas para quienes las relaciones interpersonales (el amor, la amistad) son así. Personas que parecen ajenas, distantes, hurañas, pero que en realidad son hipersensibles a estos sentimientos. Personas para quienes el amor es, o no es; para quienes la amistad es incondicional o no es. Personas para quienes un beso (así sea el más inocuo) tiene un significado más allá del gesto o para quienes decir te quiero es más que ocho letras casuales.

Es obvio que esta condición no ofrece ninguna clase de ventajas. Es algo tonto evitar un beso, un abrazo, las ocho letras casuales… Pero es así, porque a veces duele.

Si estuvieras aquí hoy…

noviembre 25, 2011

Si estuvieras aquí, te invitaría una torta suiza… creo que sería tu helado favorito.

Si estuvieras aquí hoy te pediría que me acompañaras a comprar ropa y te reirías de lo torpe que soy para esas cosas.

Si estuvieras aquí pelearía con tu novio sólo por el placer de hacerte una escena de celos,

haríamos tarde de películas los sábados y comeríamos cotufas de chocolate.

Si estuvieras aquí hoy, te llamaría sólo para decirte que te amo.

Si estuvieras aquí, te enseñaría a tocar guitarra.

Saldríamos un domingo a la playa y me obligarías a bañar,

te llamaría cada 5 min para pedirte consejos, porque no he sabido llevar bien mi vida últimamente.

Escucharíamos música y me reiría de tus gustos y tú de los míos, pero volaría escuchándote cantar Nada Personal de Soda Stereo.

Si estuvieras aquí cantaría orgulloso en tu acto graduación.

Si estuvieras aquí tendríamos un grupo de rock y seríamos algo así como hermanitos fatales.

Si estuvieras aquí hoy, papá y mamá, divorciados, serían más felices.

Iríamos a Maracay a visitar a tía Bache y peinarías a la abuela en su eterna agonía.

Lloraría contigo por cualquiera de tus vicisitudes.

Si estuvieras aquí, haríamos pan de jamón en diciembre.

Si estuvieras aquí hermana, no me sentiría tan solo.

ONGV

noviembre 20, 2011

La orquesta en otros tiempos...

Ayer estuve dirigiendo a mis muchachos de la Orquesta Nacional de Guitarras de Venezuela… A pesar del nombre tan grande y pomposo, es un grupo que actualmente no cuenta con ninguna clase de apoyo estatal y sufre una crisis moral y de apatía tremenda; casi puedo decir que es reflejo perfecto de la situación de mi país.

Uno tiene miles de excusas para no trabajar y dejar las cosas como están y ayer las escuché casi todas… Yo, me resisto a creer que no podemos hacer nada y que todo es en vano.

…afortunadamente aún no estoy en la edad del desengaño.

No es mi mano, pero así se ve cuando toco

Hace casi diez años (a comienzos del 2001) dejé de tocar guitarra debido a una lesión en la mano derecha. Progresivamente fui perdiendo el control fino de los movimientos; esto hacía imposible realizar hasta los arpegios más sencillos. Vivía en Valencia y visité a todos los médicos, recomendados o no y nada. No había diagnóstico. Luego probé con médicos de la capital y tampoco: traumatólogos, cirujanos de la mano, neurólogos, psiquiatras… la lista es larga. Al tiempo busqué por internet y cuán grande fue mi sorpresa al ver un video de un guitarrista con exactamente el mismo problema que yo… era como si alguien me hubiera filmado en secreto. El chico empezaba a tocar y justo unos instantes después su dedo medio se tensaba de tal manera que le era imposible continuar. Descubrí entonces que se trataba de una distonía focal una enfermedad ocupacional de los músicos más común de lo que yo creía, la misma que le impidió a Schumann seguir tocando el piano. Luego me recomendaron ir con el fisiatra de la Orquesta Sinfónica Venezuela y sin yo comentarle mi sospecha, confirmó el diagnóstico. “No tiene cura” comentó (ya lo había leído en internet) y sólo había un tratamiento experimental con bótox que me negué a practicar por los comentarios tan contradictorios que encontré en la red (pensaba “poner toxina botulínica en mi dedo, eso no puede estar bien”). Y así quedó este capítulo, cerrado desde finales del 2004, sin esperanzas, sobrellevado por el amor a una mujer y el amor a la física. Lee el resto de esta entrada »

Eclipse 26/02/1998

julio 10, 2010

El 26 de febrero de 1998 hubo un eclipse total de sol que pudo verse en mi país. Tenía examen parcial el día anterior. Apenas terminé, tomé un autobús hasta Punto Fijo. No tenía donde llegar y una de las personas que viajaba conmigo en el autobús me invitó a ir donde su familia y pasar la noche; era casi las 11 de la noche. Al día siguiente fui a El Supí, una playa donde sabía se vería la totalidad del eclipse y una excursión de la universidad estaba desde hacía dos días.

A las 12 m empezó el fenómeno Lee el resto de esta entrada »

junio 22, 2010

La vida está llena de malos entendidos. Es increíble que a pesar de las palabras, podamos comunicarnos.

Hay vidas y obras que se admiran. A veces sólo la vida; a veces sólo la obra. Yo no quisiera vivir la vida de Hugo Wolf pero admiro mucho su obra musical. Una de las tantas canciones de Wolf… una de las tantas maravillas que dejó para el mundo.

El cenobita

junio 10, 2010

Un hombre que se ve y piensa a sí mismo. No hay expresión, no hay rostro. Resignación, sabiduría maldita. La poca luz que entra sólo recuerda qué tan oscuro es el recinto. Barrotes y tal vez una salida ahí, justo detrás, pero le da la espalda.

Yo vi cómo se pintaba este cuadro; recuerdo la habitación, sus libros, su energía. Yo tomé la foto que fue al catálogo de esa exposición. Recuerdo las conversaciones sobre arte y recuerdo la joda perenne. Me maravilla que de ese espíritu aparentemente tranquilo, ligero, equilibrado, pueda salir una obra tan oscura, llena de angustia. Nelson Jovandaric, primo (hermano debiera decir), devuelvo las palabras que un día me escribiste: me honra la sangre común que recorre nuestras venas.

Principio de autoridad

junio 10, 2010

Los grupos humanos son entidades tan delicadas… sin duda son más que la suma de las partes (en honor a Cantor o tal vez Lope de Vega). Es una lección dura, difícil, saber hasta dónde permitir, saber cuál es el comentario justo, el regaño apropiado, la felicitación oportuna. Ser subdirector de un grupo es una tarea muy ingrata; ser segundo siempre lo es, creo. Espero salir bien parado de esto, y que podamos aprovechar (todos) este aprendizaje.

De música

mayo 23, 2010

Pienso en la música y en los músicos de otras épocas. Pienso en la humildad de su oficio y su ejecución. Pienso que a pesar de poseer tan poco, muchos músicos y artistas han podido acceder a las más elevadas comodidades, a las cortes más opulentas; todo gracias a su arte. Qué bonito formar parte de esa cosa universal que une a cada músico. Tuve un fin de semana de música. Tocando, algo que a pesar de mi lesión he podido volver a hacer, dándole una vuelta decorosa. Tocando con los más opulentos para los más humildes… y yo en el medio, gozando de esa mezcla, de esa ingenuidad maravillosa del que no tiene nada, de las atenciones genuinas del que te da todo con una sonrisa y un agradecimiento sentido. ¡Fantástico! Extraño mundo sin duda, pero qué maravilla (por ser completo) el poder vivirlo.

\Delta \clubsuit \Delta \heartsuit \ge \dfrac{\hbar}{2}

Mientras más rápido tomes una decisión, mayor incertidumbre sobre dónde terminarás; si piensas mucho dónde quieres estar, entonces las cosas se mueven con suficiente lentitud para creer que nunca sucederán.

III

mayo 8, 2010

a M.B.

Al pie de la colina

el general espera

aquel pueblo que acecha

la gloria del Imperio.

Salta un tono sombrío

en la punta del acero

grave lucha comete

la puerta del olvido.

‘Hoy mis dioses se han ido’

canta en antiguo verso

la traición de aquel destino

con vieja furia arremete.

Y no termina,

y no termina.