El espín (del inglés ‘spin’ – girar) tal vez sea la propiedad mecano-cuántica por antonomasia. Suele representársele como una especie de giro intrínseco de las partículas (en analogía con el movimiento de rotación sobre su propio eje de los planetas); esto sirve para darle algo de tranquilidad a la mente y su ansia de representaciones, pero es una imagen que posiblemente esté errada. Si, por ejemplo, consideramos una partícula fundamental como el electrón, de la cual realmente creemos que es un punto material (es decir sin dimensiones), pues dificilmente podamos encontrar razonable la interpretación de giro intrínseco para el espín. ¿En torno a qué eje gira algo sin dimensiones sobre sí mismo? Lee el resto de esta entrada »

Anuncios