No te vayas

diciembre 15, 2016

Hay palabras que deberían salir sin temor a ser juzgados ni por otros ni por nosotros mismos. Hace ya muchos años te vi partir y sabiendo que era necesario que te fueras no me atreví a decirte que quería que te quedaras; no me atreví a decirte que no me daba igual que estuvieras o no. Me ha costado mucho desenredar todo lo que ha significado en mi vida no haber pronunciado esas palabras en ese momento y que lo supieras. Aunque doliera, había que hacerlo: tú irte, yo pedirte que no te fueras.

losgabrielos

En estos días que te reencontré y que por esas cosas del destino ahora estoy yo en la posición de partir, un amigo y colega de la facultad me dijo (mientras tomábamos café muy temprano en la mañana): no te vayas Gabriel, no te vayas. ¿Es todo tan redondo siempre? Me conmovió que me lo dijera y me asombró el sincronismo con el reencuentro y todo lo que se movía dentro. Es bueno sentir que estamos y que el tiempo que hemos pasado ha dejado huella en las personas que queremos y que las personas que queremos han dejado huella en nosotros y nos ayudan sin querer a comprendernos más.

No sé aún si me iré y esa incertidumbre es maluca; un poco me hace daño y creo que daña a los que están a mi lado. Mis poquitos afectos, los pocos vínculos ciertos que tengo… cómo los atesoro.

No sé aún si me iré, cierto. Pero sé que no los quiero dejar; sé que no quiero irme.

Los abrazo siempre… Seguimos.

En algún rincón, hay luz

noviembre 14, 2016

Hace ya dos años asumí la tarea de levantar de sus cenizas al Coro de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela. Ha sido una tarea enorme; llena de contratiempos materiales y emocionales, pero llena a su vez de momentos plenos.

Poco a poco se ha ido consolidando un grupo de estudiantes de la facultad, la mayoría, otros vienen de otras facultades. Todos unidos por las ganas de salirnos de tanta toxicidad en nuestro ambiente cotidiano. Todos unidos por las ganas de emprender algo. Algunos no habían cantado nunca otros tenían más experiencia… y entre tanta diferencia, la tolerancia, el afecto sincero y la alegría nos equilibra.

Este coro cumplió 40 años el 18 de octubre pasado. Este coro ha sido pilar del movimiento coral en Venezuela. Este coro es baluarte del movimiento coral en la Universidad Central de Venezuela. Hicimos un repertorio modesto, pero tratamos de hacerlo con dignidad y respeto por nosotros y el público. Estos muchachos han asumido para sí mismos el compromiso de sacar adelante la agrupación y el empeño que le ponen contagia. Yo entre tanta desazón he encontrado entre ellos un poco de alegría y calor; les estoy profundamente agradecido.

Pero lo que más me gusta es haber podido crear un espacio donde ellos crecen como seres humanos, un espacio donde todos pueden expresarse libremente, donde abundan las risas y las palabras de aliento, donde no pasa un ensayo en el que alguien no le diga a un compañero: te quiero… estoy orgulloso de eso.

Gracias por estar ahí, por las sonrisas, por la confianza y la paciencia. Por tanto buen ánimo entre tanta adversidad. Gracias por atreverse a ser quienes son y no temer mostrarse. Amar a un ser colectivo, a un coro por ejemplo, es un poco amar nada porque ese ser no es ninguno de sus integrantes y de alguna manera todos lo son.

Sin embargo quiero expresarles a todos y cada uno de los que hoy están:

Yuraní, Génesis, Cristina, Johan, Erick, Frank, Raiza, María Fernanda, Jéssica, Mariangel, Victoria, Noymar, Jesús, Óliver, Juan, Carlos, Leslie y Angélica…

…cuánto los amo.

Nos seguimos leyendo.

Las palabras y su significado son un canal increíble, quizá infinito. Pero hay otros infinitos a los que la palabra no llega. Me he quedado mudo ya mucho tiempo. No puedo hablar de mis pérdidas; no he podido sacar tanto dolor que llevo todo este tiempo.

No he podido hablar de la partida de papá, de la abuela, de madre, de tía Bache… y ahora Héctor. Se me han muerto ya casi todos mis afectos importantes en tan poquito tiempo. Y no me refiero a hablar de ello porque considere que lo que tengo que decir sea particularmente valioso o interesante… simplemente porque han sido y son tan importantes para mí que dejar algo para ellos es lo mínimo que siento debo hacer.

Pero no puedo, aún no.

En estos días…

febrero 9, 2016

A mi hermano Javier Triana

Hace ya meses que no pasaba por acá. El año pasado fue tremendo, marcado por las ausencias; algunas circunstanciales, otras definitivas.

La muerte desde luego nos descoloca, obviamente por la ausencia pero también por las preguntas que deja. Hoy me he enterado de la partida de un gran amigo, compañero en la música, guitarrista como pocos, compositor… no sobran los elogios. Fue un artista comprometido, formado a la vieja escuela (la única, verdadera diría yo). Mi generación ha perdido un gran talento; aún en formación, sólo queda soñar las obras que tenías por escribir.

Pero yo he perdido un amigo. He perdido conversaciones que ya no tendré, dudas que no podré consultarte, cervezas que no nos tomamos, noches de guitarra y vihuela que ya no están. He perdido tu humor incomprensible de camionero ebrio, tosco, cáustico, único. Siento rabia de que esta vida tan alborotada, de colas, de sobrevivir, de armas y asesinatos, de pelear por lo más elemental casi como animales, haga que nos desconectemos de lo que realmente nos hace humanos, del hecho maravilloso de la amistad real.

Yo no creo en el más allá, en el cielo o el infierno, pero Javier, en este intervalo de tiempo, en este rincón del universo hay quien hoy llora por ti y lamenta tu partida.

De hoy en adelante te cantaremos, vuela.

Noche de Paz…

diciembre 30, 2014

A propósito de estas fechas…

[audio  https://ia601408.us.archive.org/6/items/NocheDePaz_201412/NocheDePaz.mp3%5D

El arreglo es de César Alejandro Carrillo, canta Verónica Valenzuela, yo hago las guitarras y demás.

Es curioso cómo salió todo y aunque es como un borrador, una maquetica, tiene un gesto bonito.

Pásala bien. Te veo el próximo año…   ;)

Navegando…

diciembre 29, 2014

Despidiendo el año con los amigos…

Gracias, por leer, por la música, por sonreir, por lo que fue y lo que no… gracias por estar.

Feliz año, nos vemos pronto!

:)

Secuencia Inicial

mayo 9, 2014

Aprendí a escuchar Soda Stereo cuando tenía 8 años; y no he dejado de escucharlos. No sé porque hoy quisiera decir cosas que no sé cómo decir o ni siquiera si quiero… es tal vez como si no fuese el tiempo correcto. Pero están dentro.

Pero sí es tiempo ya de liberar esto; cada vez es más divertido.

3er parcial

mayo 9, 2014

Hay silencios aparentes. Ha pasado tiempo desde la última vez que escribí. Ando cocinando varias cosas… al mismo tiempo. Exploro varias áreas: campos y partículas como siempre, pero además astrofísica y econofísica. Aprendiendo formas diferentes de hacer las cosas, a veces simplemente de hacerlas mal.

También está el libro. Este semestre me decidí a escribir unas notas para el curso de ondas y óptica. Ha sido un esfuerzo grande haciendo el manuscrito. Pero ya está casi listo; al menos una primera versión. Mi idea es luego pasarlas en LaTeX y tenerlas para que en los semestres que vienen, tanto alumnos como profesores dispongan de un material que no existe aún en español. Lo que llevo hecho hasta ahora se ve bien y espero pronto estar colgando una primera versión acá.

Ondas y Óptica. Teníamos casi dos meses tratando de hacer este tercer examen; y entre tanto revuelo de ciudad, de país, no habíamos podido. Estuvo largo sí; pero eso no debería sorprenderlos. Me he empeñado en mostrarles, en la medida en que un curso lo permite, que hay cosas que llevan su tiempo. Nos acostumbramos entre tantas asignaturas y rutina, a hacer rutinas de cálculo. Problemas de libro que se resuelven más o menos de forma predecible. Quisiera que estos chicos se llevaran el valor del cálculo, de la cuenta que hoy no se termina. Y no se termina porque aunque sé lo que tengo que hacer, materialmente y humanamente no hay manera de hacerla en una sesión. El valor de la paciencia y de que luego del trabajo hay una recompensa.

Pero lo mejor siempre viene. Tenía tiempo sin quedarme en los pasillos me quedé simplemente con estos chicos, en la Plaza la Langosta y bajo la lluvia, tirando un frisbee, jugando al ultimate (nunca lo hice de estudiante). Me gusta toda esa horizontalidad que existe en la facultad de ciencias, donde el valor es el trabajo y su resultado y no una especie de respeto al rango o al uniforme.

Uno quiere hacer cursos inolvidables, que recuerden lo que uno trató de enseñar; para mí este curso de Ondas y Óptica ya lo es. Gracias por esta bonita tarde.

Araña

enero 22, 2014

Un amigo me dijo que esto sonaba a rocksito caraqueño de los ochenta… la verdad es que tiene razón y viéndolo bien, es difícil que sea de otra manera. Maritere sigue haciendo su trabajo y cada vez va mejor. Me alegra mucho poder trabajar con ellos; hemos aprendido un montón. Gracias Loren (ambos) y gracias Maritere. Gracias además a todos los que colaboraron en esto, tanto técnicamente como artísticamente. En especial gracias a Arlette Torres quien fue la modelo e hizo un trabajo fabuloso.

Nos seguimos viendo,

;)

Hace días vengo dándole vueltas a esta entrada. Quería hacerle este pequeñísimo homenaje a este… lo iba a llamar autor, pero como dice el título Juan David es más bien un amigo, un entrañable amigo. Anoche soñé con él y me siento obligado a escribirle, hoy, a mi muy querido Juan David García Bacca.

Yo he leído pocos autores; pero esos pocos, los he leído mucho. Uno de ellos es García Bacca. Recuerdo un pequeño librillo de introducción a la filosofía que era de mi madre; así lo conocí, sin mucho enganche para ser honesto. Sin embargo cuando estudié lógica me enteré que había escrito un tratado de lógica simbólica y matemática; el primero en lengua castellana. Lo escribió por allá por 1934. Me enganchó, ahora sí, con esa limpeza al escribir y la claridad (seguro heredada del latín). Luego empecé a devorar todo lo que me caía: Infinito, transfinito, finito. Sus Estudios literario-filosóficos, Teoría y Metateoría de la Ciencia, Transfinitud e Inmortalidad, Filosofía de la Música, Invitación a Filosofar según Espíritu y Letra de Antonio Machado, Introducción literaria a la Filosofía

Lo he leído mucho, a lo largo de casi 20 años… más de la mitad de mi vida. Recuerdo registrando en casa de mi tía algunos tomos de la Revista Nacional de Cultura: qué sorpresa y qué alegría encontrar un artículo escrito por él, sobre Andrés Bello, Simón Rodríguez o cualquier cosa de filosofía o letras. García Bacca me hizo conocer, a esa edad, a las personas importantes de mi país; él, que debió abandonar el suyo, a causa del atraso y la intolerancia. Así me enteré que anduvo por las aulas y pasillos de mi Universidad Central de Venezuela; la Casa que vence la sombra. He llorado emocionado cuando he caminado por la Facultad de Humanidades y pensado que Juan David (mi personal García Bacca) también lo hizo y trató de dejarnos un lugar mejor donde compartir esas alegrías que da la aventura del saber.

¡Qué manera de escribir el español, eh! Se conoce que lo inventa, lo crea y recrea mientras las ideas van y vienen; mientras lima y pule una frase. Pero también, ¡qué manera de escribir ciencia! Qué formas tiene una ecuación de hablarle y hacer que nos hable; qué maravilla es su fantasía excitada por esa álgebra oculta. Ahora que lo escribo me doy cuenta que mi manera de hablar sobre ciencia, de divulgar, debe mucho a él; espero que esto no le ofenda, en cualquier lugar del Hades que se encuentre.

Ayer me terminé sus Confesiones y confieso yo que me han conmovido. García Bacca es ejemplo de templanza y consecuencia ética, espiritual e intelectual. Rompió su atadura, librándose de aquel secuestro (esa fue la palabra que usó) total de alma, cuerpo, voluntad y se hizo libre para enseñarnos el camino y acaso animarnos a transitarlo.

Al leerlo, puedo oirle reir y hasta puedo verle guiñar un ojo. Puedo seguirle la pista con todo el gusto. Yo creo, a estas alturas del campeonato, que me acompañará un buen rato más; no me canso de leerlo. Yo no me he dedicado a la filosofía, pero él me ha mostrado un poco cómo se vive ésta, a sentirla y crearla.

Nota personal: Ayer te me apareciste en sueño. Me avisaron que vendrías y nervioso busqué mi libro de Transfinitud e Inmortalidad; quería que me lo firmaras. Es raro porque la vergüenza nunca me deja hacer esas cosas; qué bueno que en sueño sea uno más valiente. Te saludé y sonreí dándote el libro. Lo tomaste y se te salieron unas lágrimas mientras me dijiste “mira, y yo creía que ya no se leía mi obra, no dejes de leerme”. Me levanté inmediatamente, aún no me creo ese encuentro. Pero ahí estuvimos.

Aquí estoy y te sigo leyendo Juan David, amigo.

P.D: Discúlpame esta entrada en tono patético, no he querido pero así me ha salido.

ticket to ride

marzo 8, 2013

ticket to rideGracias Maritere por tu excelente trabajo.

Oigadón – Schrödinger

enero 22, 2013

Pobre Gato de Schrödinger, todo este tiempo y nadie pensó en que el pobre moriría de hambre; afortunadamente el gato no morirá a menos que abra la caja y ‘vea’. Por ahora está vivo y muerto. Por cierto que ser imaginario tal vez no sea un problema porque su hambre probablemente también lo sea. Y si no es así, una buena canción lo arregla.

No sé mucho de estos chicos. pero ya tienen fans en Venezuela… Saludos!!

¡fELIZ aÑO 2013!

diciembre 30, 2012

Este año no se acabó el mundo, aunque para algunos los eventos ‘se parecen igualito’ al fin del mundo. Lo cierto es que acá seguimos y esperamos poder compartir mucho más.

equation-for-a-happy-new-year

Gracias a whybecausescience, hay ecuaciones muy complicadas por resolver, otras simplemente muy oportunas.

Mis mejores deseos para todos y hasta pronto.

Chat existencial

octubre 30, 2012

Hace unos días conversaba con mi buen amigo César Maldonado sobre la banda islandesa Sigur Ros. Luego de despedirnos, la conversación continuó vía mensaje de texto. Los guardé y transcribo uno acá no sé porqué, pero ahí va.

Gabriel: Lo que me pasa cuando escucho y veo la música de Sigur Ros es que me parece apocalíptico. Pareciera que fuera la última vez que veremos a los amigos y los abrazaremos con sincera amistad, la última vez que besaremos a la persona amada, la última vez que los niños jugarán con verdadera pureza. Es la última vez de todo. Creo que por eso me producen esas sensaciones. Me conmueven mucho.

César: Hasta cierto punto te comprendo perfectamente. El jueves cuando regresaba de Carayaca, los escuchaba viendo el paisaje y la sensación que tuve fue que toda la belleza se intensificaba. Creo que lo que me ha conmovido de ellos es eso, su búsqueda de y conexión con la belleza. Y eso que me comentas, en el fondo, se trata de eso. Porque viendo bien lo que escribes, esa visión apocalíptica que describes está asociada a la importancia que tienen esas cosas para ti (evidentemente plenas de belleza) y como te conmueven y a la vez está presente el temor a perderlas por causa de algún suceso extraordinario y fuera de nuestro control.

César: Quizás nos pase que la música de Sigur Ros, como quizas otros (Pärt, Bach, Feldman y mucho de Marillion para mí y posiblemente otros), nos multiplica nuestro sentido de la belleza y nos abre al campo de la belleza infinita, la que está al lado de lo mejor que somos todos, el espíritu que aspiramos a alcanzar.

César: Y ahí, en ese hecho, está la verdadera razón de la POESIA, no como género literario sino como fuerza y espíritu que subyace cotidianamente en lo mejor de cada aspecto de este universo desde siempre y hasta ahora y en la belleza más elevada del espíritu humano. En lo personal, creo que despertar eso en las conciencias es la verdadera razón de ser del arte y de los artistas.

Gracias amigo por compartir estas palabras conmigo, en estos días no muy felices.

Los vemos ;)

Budapest’s Bells

junio 1, 2012

Watching the clock

While the train leaves

I would be in there

But now it is gone.

What should I do?

From Padova to Innsbruck

What is the next?

So now I can hear

The Bells of Budapest.

You did not wait,

Patiently searching, dim smile,

What a surprise!

There is no place to continue

There is no time to be flown

Just to look for and hear,

The bells of Budapest.

No matter wherever you are, children are children. They have so much energy and enthusiasm! Here, in this little and quiet village, with the same problems of all humans, these boys and girls show that happines is a local phenomena and you must just surf and enjoy when you encounter with it.

Fantasztikus!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Verdaderamente, nunca fue tan claro el amor como cuando Hans Christian Andersen amó a Jenny Lind, el Ruiseñor de Suecia.

Hans y Jenny eran soñadores y hermosos, y su amor compartían como dos colegiales comparten sus almendras.

Amar a Jenny era como ir comiéndose una manzana bajo la lluvia. Era estar en el campo y descubrir que hoy amanecieron maduras las cerezas.

Hans solía contarle fantásticas historias del tiempo en que los témpanos eran los grandes osos del mar. Y cuando venía la primavera, él le cubría con silvestres tusílagos las trenzas.

La mirada de Jenny poblaba de dominicales colores el paisaje. Bien pudo Jenny Lind haber nacido en una caja de acuarelas.

Hans tenía una caja de música en el corazón, y una pipa de espuma que Jenny le diera.

A veces los dos salían de viaje por rumbos distintos. Pero seguían amándose en el encuentro de las cosas menudas de la tierra.

Por ejemplo, Hans reconocía y amaba a Jenny en la transparencia de las fuentes y en la mirada de los niños y en las hojas secas.

Jenny reconocía y amaba a Hans en las barbas de los mendigos y en el perfume del pan tierno y en las más humildes monedas.

Porque el amor de Hans y Jenny era íntimo y dulce como el primer día de invierno en la escuela.
Jenny cantaba las antiguas baladas nórdicas con infinita tristeza.

Una vez la escucharon unos estudiantes americanos, y por la noche todos lloraron de ternura sobre un mapa de Suecia.Y es que cuando Jenny cantaba, era el amor de Hans lo que cantaba en ella.

Una vez hizo Hans un largo viaje y a los cinco años estuvo de vuelta.

Y fue a ver a Jenny y la encontró sentada, juntas las manos, en la actitud tranquila de una muchacha ciega.

Jenny estaba casada y tenía dos niños sencillamente hermosos como ella.

Pero Hans siguió amándola hasta la muerte, en su pipa de espuma y en la llegada del otoño y en el color de las frambuesas.

Y siguió Jenny amando a Hans en los ojos de los mendigos y en las más humildes monedas.

Porque verdaderamente, nunca fue tan hermoso el amor como cuando Hans Christian Andersen amó a Jenny Lind, el Ruiseñor de Suecia.

Aquiles Nazoa

La cosa es el 3 de mayo

abril 17, 2012

Slide over

abril 2, 2012

No matter why, little fringe of beard, there is something of you in everything that I love.