Gabriela Olivo de Alba

mayo 12, 2014

OlivoHace tres semanas Lorenzo me invitó a la presentación de un libro. Su autora fue, hasta ese día, agregada cultural de México en Venezuela; ya se regresó a su país o estará en alguna otra misión diplomática.

El libro es curioso. Cada mañana desde hacía algunos meses Gabriela se levantaba y copiaba sus sueños en facebook. Yo no uso facebook, pero Lorenzo me iba contando a veces algunos sueños que le parecían raros. Yo, un poco desubicado, no entendía muy bien la dimensión del asunto… hasta que la escuché, hasta que la leí.

Ojo de la Cerradura es un libro donde miramos sin temor la intimidad de una persona. Me maravilla esa capacidad de ponerse al descubierto, toda esa fragilidad aparente y lo inmune que somos cuando nos atrevemos. Es muy lindo. Los usuarios de facebook pueden buscarla; sus escritos están allí. Yo les dejo acá un par.

Martes 11 de marzo 2014

Lamo las estampitas para humedecer la goma y pegarlas en el álbum. En el sueño es una tragedia que no aparezca el Coloso de Rodas porque vino repetido el Faro de Alejandría y yo no logro recordar sino el nombre de tres de las Siete Maravillas del álbum que me han regalado para que me entretenga porque estoy en la clínica sin las amígdalas que me acaban de arrancar y no puedo pedirle a mi abuelo que me recuerde los nombres que me faltan pues está en otra cama en esta misma clínica esperando que le arranquen ¿el corazón o la pierna? Y yo afanada en lamer estampitas y en recordar nombres de “maravillas” mientras el abuelo se va.

Domingo 9 de marzo 2014

Salgo todavía anestesiada de la operación a la que me he sometido para transformarme en sirena. Algunas mujeres que, en el sueño, hemos dejado la edad de procrear optamos por la vida de sirena. Pero nunca me aclararon que en lugar de dejarme en altamar me colocarían en el acuario de una guardería infantil a donde todavía anestesiadas nos llevan para que los niñitos se entretengan.

Toda respiración es escritura. Seguimos leyendo.

 

 

Secuencia Inicial

mayo 9, 2014

Aprendí a escuchar Soda Stereo cuando tenía 8 años; y no he dejado de escucharlos. No sé porque hoy quisiera decir cosas que no sé cómo decir o ni siquiera si quiero… es tal vez como si no fuese el tiempo correcto. Pero están dentro.

Pero sí es tiempo ya de liberar esto; cada vez es más divertido.

3er parcial

mayo 9, 2014

Hay silencios aparentes. Ha pasado tiempo desde la última vez que escribí. Ando cocinando varias cosas… al mismo tiempo. Exploro varias áreas: campos y partículas como siempre, pero además astrofísica y econofísica. Aprendiendo formas diferentes de hacer las cosas, a veces simplemente de hacerlas mal.

También está el libro. Este semestre me decidí a escribir unas notas para el curso de ondas y óptica. Ha sido un esfuerzo grande haciendo el manuscrito. Pero ya está casi listo; al menos una primera versión. Mi idea es luego pasarlas en LaTeX y tenerlas para que en los semestres que vienen, tanto alumnos como profesores dispongan de un material que no existe aún en español. Lo que llevo hecho hasta ahora se ve bien y espero pronto estar colgando una primera versión acá.

Ondas y Óptica. Teníamos casi dos meses tratando de hacer este tercer examen; y entre tanto revuelo de ciudad, de país, no habíamos podido. Estuvo largo sí; pero eso no debería sorprenderlos. Me he empeñado en mostrarles, en la medida en que un curso lo permite, que hay cosas que llevan su tiempo. Nos acostumbramos entre tantas asignaturas y rutina, a hacer rutinas de cálculo. Problemas de libro que se resuelven más o menos de forma predecible. Quisiera que estos chicos se llevaran el valor del cálculo, de la cuenta que hoy no se termina. Y no se termina porque aunque sé lo que tengo que hacer, materialmente y humanamente no hay manera de hacerla en una sesión. El valor de la paciencia y de que luego del trabajo hay una recompensa.

Pero lo mejor siempre viene. Tenía tiempo sin quedarme en los pasillos me quedé simplemente con estos chicos, en la Plaza la Langosta y bajo la lluvia, tirando un frisbee, jugando al ultimate (nunca lo hice de estudiante). Me gusta toda esa horizontalidad que existe en la facultad de ciencias, donde el valor es el trabajo y su resultado y no una especie de respeto al rango o al uniforme.

Uno quiere hacer cursos inolvidables, que recuerden lo que uno trató de enseñar; para mí este curso de Ondas y Óptica ya lo es. Gracias por esta bonita tarde.