SP – 26/06/2012

junio 28, 2012

El martes pasado fue un día de esos complicados pero insólito. Mi padre tenía control temprano para verificar cómo está su recién colocado marcapasos. Yo tuve que trabajar desde muy temprano: primero en la universidad y luego, en la tarde, en la orquesta. A eso de las 8 de la noche, ya terminando la grabación, uno de los compañeros nos avisa por intercom que tiene dos entradas para el concierto de Smashing Pumpkins… él no podría ir.

Un concierto curioso porque no se vendieron entradas, sino que fue una especie de fiesta privada de una conocida marca de whisky donde se repartieron invitaciones a todos aquellos que donaron 4 horas a una actividad social organizada por la marca.

Ahí estaba yo, con mi uniforme, mi mochila con mi laptop y mis libros. A pesar de todas las complicaciones, que a mi papá lo dejaran hospitalizado y aún sigue, el martes pasado vi a los Pumpkins y fue fantástico.

Setlist del concierto: Black Diamond. Zero. Bullet With Butterfly Wings. Today. Starla. The Beginning Is The End. Quasar. Panopticon. Tonight Tonight. Ava Adore. Oceania. 1979. Cherub Rock. Muzzle. Space Oddity.

Conocí a Philou en este viaje. No lo esperaba. Una cena con unos amigos, mi olvidado francés y su poco español… aun así pudimos entendernos, algo quedó. De ese momento algo fue madurando mientras estuve en Hungría. Al volver a Paris pudimos reencontrarnos gracias a Jeanne, su compañera. Fue una cena inolvidable: buena comida, buena música y el sentir de personas que se respetan y aprecian por encima de todo. Yo en el avión había pensando exactamente las cosas que me dijo Philou esa noche… tal vez no fue él, fui yo.

Tuve el privilegio de escuchar sus canciones, tocadas y cantadas por él… acompañado por Jeanne. Tuve el privilegio de su conversación y tuve el privilegio de su silencio y de que él escuchara el mío… como dos viejos amigos.

Philou es un músico increíble y un ejemplo de vida… Gracias!

Pueden escuchar una muestra de su música acá:

MySpace

Reverbnation

Yo, hoy, no he parado de escuhar “After all”, Heaven gives to me nothing more.

Landslide

junio 14, 2012

I took my love and I took it down
I climbed a mountain and I turned around
And I saw my reflection in the snow-covered hills
The landslide brought me down

Mirror in the sky, what is love?
Can the child within my heart rise above?
Can I sail through the changing ocean tides?
Can I handle the seasons of my life?

I’ve been afraid of changin’
Cause I’ve built my life around you
But time makes you bolder
Even children get older
And I’m getting older too

Well, I’ve been afraid of changin’
Cause I’ve built my life around you
But time makes you bolder
Even children get older
And I’m getting older too

Well, I’m getting older too

So… take this love and take it down
Yeah, and if you climb a mountain and you turn around
And if you see my reflection in the snow-covered hills
Well, the landslide brought me down

And if you see my reflection in the snow-covered hills
Well maybe… the landslide will bring you down.

You, Lovezz!

junio 1, 2012

Leyendo a Marsalis…

Cuando alguien se acerca para besarte o decirte “te quiero”, de alguna manera minimiza un sentimiento mayor. Sin embargo, si alguien desea simplemente comunicarte la grandeza de ese sentimiento (si sabe cómo adueñarse de él), él o ella se limitan sencillamente a mirarte fijamente, con honestidad, y a quererte. Una simple mirada puede hacer estremecer tu cuerpo. Normalmente podemos observar ese sentimiento espontáneo en los niños, aunque también hay algunos adultos que lo muestran. Los músicos de jazz improvisan bajo la presión del tiempo, por eso lo que brota de ellos surge con tanta pureza. Es como verse presionado a responder una pregunta antes de poder inventar una mentira. Normalmente lo primero que se dice es la verdad.

Budapest’s Bells

junio 1, 2012

Watching the clock

While the train leaves

I would be in there

But now it is gone.

What should I do?

From Padova to Innsbruck

What is the next?

So now I can hear

The Bells of Budapest.

You did not wait,

Patiently searching, dim smile,

What a surprise!

There is no place to continue

There is no time to be flown

Just to look for and hear,

The bells of Budapest.